MAMÁ, QUIERO SER RUBIA!

Empezamos año y con él queremos llegar a todas vosotras, nuestras clientas más fieles, las que se dejan caer para algún sarao, y las que todavía no os habéis lanzado porque (como dice mi querida LucíaBe) ¡No os da la vida!

Dicen por ahí, que todas llevamos una rubia dentro.. ¿mito o realidad? Lo cierto es que son muchos años y muchísimas las melenas que han pasado por nuestras manos y sentimos decir (para las morenas que haya en la sala) que todas, absolutamente todas, llevamos una rubia dentro.

Pero ¡ojo!, ¡no se asusten!. Cada una de nosotras pertenecemos a una gama cromática (desde el cabello hasta el colorete que nos ponemos) que nos define y saca nuestra ‘mejor versión’ sin hacer demasiado esfuerzo. ¿Apetecible verdad?

Pues bien, nos hemos puesto de vuestra parte, hablando desde la experiencia y desde el otro lado del sillón.

Hemos experimentado lo que pasa cuando llegas a un salón y móvil en mano con foto de google o pinterest (melenaza ondulada y extra de brillo en puntas). –Quiero ¡esto!

Hasta ahí, esta claro clarinete. Situación cotidiana y normal. Vale.

¿Qué pasa cuando el peluquero te dice un SI tan rotundo? Que tus ojos empiezan a brillar, y te ves en Zara después de la pelu complementando tu melena con algún trapillo, toda feliz. ¡ERROR!

Sí, siento romper este maravilloso y dulce momento. Pero después de unos cuantos ‘arreglos de color’ caímos en la cuenta de que muchas veces, la falta de diálogo y diagnóstico son los culpables de que una melena no se vea todo lo bonita que esperabais.

 

Quien nos conoce lo sabe; nos gusta la sencillez, la naturalidad y el cuidado del cabello ante todo. Nuestros colores nos definen y caracterizan Bigudíes (además de nuestras trenzas). Son duraderos en el tiempo y llevables todo el año.

¿Alguien da más?

Vayamos al grano. Queremos presentaros NUESTROS rubios, NUESTRAS técnicas, y además, haceros partícipes de ello. Para que si os pica el gusanillo, deis con la clave para explicar bien eso que a veces suena tan marciano.

Iremos con intensidad progresiva…¿qué quiere decir? De los servicios/rubios más sutiles y prolongables en el tiempo, hasta los que necesitan un mantenimiento más extenso y visitas más frecuentes a nuestros (preciosos) salones.

¿Preparada?

¡Sigue leyendo!

 

SUN KISS: Nuestras babylights más demandadas. Para las primerizas en coloración, el efecto del sol es lo vuestro. Más que una mecha, un reflejo sutil de medios a puntas que puedes mantener con dos sesiones al año.

NATURAL BLONDE: Rubio, sí. Pero hay millones de formas, si no quieres cargar con un mantenimiento mensual y te gusta ser completamente rubia, esto es lo tuyo. Esta técnica la realizamos de raíz o manteniendo la base natural.

CALIFORNIA DREAM: Las queridas balayage. Bases naturales (cada cuál la suya) y degradado de color. La transición en esta técnica es la clave y las puntas muy rubias es el éxito asegurado. Apto para las más atrevidas!

RUBIGUDIES: Lo hemos bautizado y estamos orgullosas de ello. El color por excelencia. Combinar técnicas es lo nuestro (y nos encanta) Babylights en raíces y medios + Balayage en puntas. Aclaramos la base, creamos tonos intermedios y dejamos las puntas todo lo rubia que quieras ser!

CLASIC BLONDE: La diferencia entre un rubio y un rubio bonito esta en la técnica. Y esto se nota cuando el cabello crece. Una mecha bien realizada, de raíz, y sobretodo fina, no querrás probar otras. Reniega de los tintes que acabn oxidando tu cabello y pásate a esta técnica si quieres ser rubia!

 

NORDIC BLONDE La tendencias llevan estos tonos a lo más alto y nosotras no íbamos a ser menos. Decoloración completa, de raíces a puntas. Matizamos para corregir los reflejos no deseados y et voila!

 

 

 

¿Y tú? ¿Ya sabes cual es el tuyo?

 

 

 

 

 

 

 

 

Post a comment